Robot que enseña idiomas: es el robot Nao

Ya hay un robot que enseña idiomas, es el robot Nao, de fabricación francesa. ¿El robot que enseña idiomas acabará con los maestros infantiles de idiomas?

Robot que enseña idiomas
Robot que enseña idiomas

Deja que el robot que enseña idiomas te ayude con el alemán o el inglés: este es el objetivo del programa europeo L2tor. Pero para lograr esto, los investigadores tendrán que mejorar la inteligencia social del Nao.

Configurar un pequeño robot para ayudar a los niños refugiados para que aprendan alemán o inglés: este es el objetivo del proyecto de investigación europeo L2tor. Lanzado a principios de enero y financiado por una suma de tres millones de euros por parte de la Unión Europea durante tres años, este programa es el resultado de la colaboración entre las universidades turcas, alemanas, holandesas, británicas y la empresa francesa Aldebaran Robotics, que comercializa el robot que enseña idiomas Nao. Hacer del robot humanoide Nao un profesor de idiomas proporcionaría, según los investigadores que participan en la operación, una solución educativa para los inmigrantes, cuyo número está creciendo en Europa, especialmente en Alemania. En Alemania, más de un millón de inmigrantes llegaron en 2015.

“Esto significa que nuestro país tendrá que dar cabida a un total de 300.000 nuevos estudiantes en la escuela en 2016, entre ellos niños que dominarán el alemán de forma rápida con el fin de integrarse más fácilmente”, dice Stefan Kopp, responsable de proyecto L2tor en la Universidad de Bielefeld, Renania del Norte-Westfalia.

Robot que enseña idiomas
Robot que enseña idiomas

Pero hay un problema: al igual que sus países vecinos, Alemania no tiene planes para crear “30.000 puestos adicionales de docentes necesarios. ¿Por qué no completar la oferta educativa por un robot que enseña idiomas programado y desarrollado específicamente para ayudar a los niños?

Mejorar las habilidades emocionales y cognitivos del robot que enseña idiomas

Si el robot Nao ya logró asimilar conocimientos y enseñarles, aún no está en posesión de la inteligencia social suficiente para hacerlo mediante la adaptación a las necesidades de cada niño. Durante tres años, los investigadores, por tanto, trabajarán para mejorar su inteligencia cognitiva y emocional. Y permitir que el robot que enseña idiomas de 58 centímetros reaccione “naturalmente” con el comportamiento de los estudiantes. Todo con una voz de niño, con énfasis en ciertas palabras y gestos para que  parezca tan espontáneo como sea posible.

El robot que enseña idiomas hará que el alumno aprenda el idioma a través de una tableta programada de software educativo. Se preguntarán cómo se llaman los árboles, animales u objetos representados en el mismo, cual es su color, etc.