Robot de emergencias para zonas de desastres

Gracias a las langostas, se ha creado un robot de emergencias. Las langostas tienen la mala reputación del ruido y de las plagas, pero han inspirado a los ingenieros israelíes para hacer un tipo de robot que podría ser un regalo del cielo en caso de emergencia.

Un equipo de la Universidad de Tel Aviv ha desarrollado un robot de emergencias de 12 cm de largo, inspirado en una langosta, que pesa 30 gramos y salta la friolera de 3,4 metros a lo alto y 1,4 metros a lo largo. Sus hallazgos fueron publicados el mes pasado en la revista Bioinspiration y Biomimética. Dada su agilidad y peso pluma, podría subir por cualquier  tipo de terreno y recopilar datos en lugares difíciles de alcanzar para los gestores de crisis y equipos de búsqueda y rescate.

Robot de emergencias para zonas de desastres
Robot de emergencias para zonas de desastres

Un robot de emergencias en miniatura como estos es de particular interés para los ingenieros, ya que es barato y rápido de hacer. El cuerpo de este pequeño robot de emergencias está hecho de plástico ABS impreso mediante impresoras 3D (el mismo material que se utiliza para hacer Legos) y tiene varillas de carbono para las piernas. El robot de emergencias se catapulta a sí mismo doblando primero sus piernas, luego haciendo presión en un lugar de la articulación, y finalmente desbloquea un “músculo” de los flexores de la pierna superior. Ese repentino estallido de energía provoca un movimiento de lanzamiento que arroja en el aire al robot de emergencias, similar a la locomoción de una verdadera langosta.

robot-de-emergencias-para-zonas-de-desastres-
Robot de emergencias para zonas de desastres

El reino animal es un lugar popular para la robótica que busca ideas de diseño. Hace poco, los US Marines dieron a conocer un robot de cuatro patas, mini Big Dog, que podía explorar los edificios peligrosos por delante de las tropas. La Universidad de Pennsylvania, por su parte, se ha centrado en drones biomiméticos: drones inspirados en águilas con garras prensiles y con inteligencia artificial que permite a los rebaños de drones reunirse y volar en enjambres bien coreografiados.

“Saltar es una de las soluciones de la naturaleza al desafío de la movilidad en terreno difícil”, señala el portavoz de la Universidad de Tel Aviv. Enviar un robot de emergencias a saltos pequeños para ir donde los seres humanos no pueden en las ciudades devastadas por un terremoto o a plantas nucleares en ruinas podría más fácil hacer la búsqueda y rescate. Así, gracias a una de las plagas más devastadoras del mundo se inspiran continuamente los científicos para desarrollar una tecnología que puede salvar vidas.

Para saber mas: https://www.aftau.org/news-page-computers–technology?=&storyid4702=2240&ncs4702=3