Robot para limpiar Fukushima

Ya han pasado casi cinco años desde la crisis nuclear en la planta nuclear de Fukushima Daiichi, y la inspección y limpieza va a llevar décadas. ¿Nuestra mejor arma? Robots increíbles, como éste robot para limpiar Fukushima que Toshiba anunció el lunes.

Parece un instrumento de tortura de James Bond, pero este robot para limpiar Fukushima de escombros está aquí para limpiar la basura de la planta fuera de servicio que nunca se va a reabrir. Este chatarrero-grúa con cámaras utiliza sus dos brazos para agarrar y cortar el combustible de las varillas que suministran el combustible de las piscinas del reactor 3 de la planta. Todas esas cámaras dan a los operadores humanos la capacidad de mirar a su alrededor en múltiples direcciones dentro del reactor.

Robot para limpiar Fukushima
Robot para limpiar Fukushima

Esta tarea en particular es especialmente difícil, debido a que los niveles de radiación en el reactor son demasiado altos para los seres humanos. Previamente, en reactores con niveles más bajos de radiación, a los seres humanos se les permitió estar presentes y supervisar la retirada de las varillas. Pero este trabajo se basa totalmente en diferentes tipos de robot para limpiar Fukushima. El nuevo robot Toshiba está programado para comenzar a retirar 566 conjuntos de combustible en varillas en algún momento del próximo año.

En 2011, el terremoto de Tohoku, el tsunami y el desastre nuclear resultante en la planta de Fukushima Daiichi en el noreste de Japón ha tenido un impacto en la industria de la tecnología en el país que va a dar forma a la innovación durante décadas. Las grandes compañías de tecnología han comenzado a fabricar productos de ingeniería con la mente puesta en posibles desastres. El año pasado, Toshiba utilizó otro robot para la inspección de los reactores de Fukushima: un escorpión RC 21 pulgadas construido para operar en un entorno altamente radiactivo.

En 2013, Japón detuvo las operaciones de todos los reactores nucleares en todo el país. Pero en agosto pasado, los reactores han empezado a funcionar de nuevo, con gran resistencia pública. La relación de Japón con la energía nuclear se complica, pero espero que los robots puedan hacer que sea más manejable.